Rollo-de-pelicula-vacio-1024x683Lifestyle

La ciencia del cine

El viernes pasado, después de haber estado toda la semana inspeccionando nuestro equipo de seguridad industrial en todas nuestras fábricas, lo único que quería hacer era simplemente llegar a mi casa y descansar de la manera que más me gusta, viendo películas de mi agrado y a veces comiendo comida chatarra, que la verdad me encanta.

Esta vez no fue la excepción y tan pronto llegue a mi casa, me puse la pijama, me acosté en el sillón y pedí comida japonesa en porciones abundantes, mientras buscaba qué película ver en la televisión.

Al estar pasando los canales y al detenerme en algunos, reiteré lo que ya sabía, algo que nunca puedo dejar de reiterar por más que quiera; es decir, la cantidad de actores que realmente no saben actuar, así como la cantidad de mal material que hay en Hollywood y en el mundo del cine.

El problema es que la cantidad de mal cine que hay, así como de la gran cantidad de malos actores, es debido a que el público en general busca producciones de calidad artística mala, esto es debido a que la mayoría de las personas ni siquiera se fija en aquello con lo que debe contar una buena película, algo que en realidad no es de juzgar, ya que la mayoría de las personas simplemente buscan divertirse al ir al cine o al ver la televisión.

No obstante, para las personas que gustan del buen cine, esto es algo molesto e irónicamente son estas personas las que menos van al cine, precisamente por la misma razón.

Una buena película debe hacer una interacción armónica entre las diversas artes que participan en la creación de la misma, ya que se necesita de mucho para que cualquier película de cualquier tipo pueda lograrse.

La creación de una película se divide en tres partes distintas:

  • Pre-producción
  • Producción
  • Pos-Producción

La pre-producción es todo aquello que sucede antes de que una película se empiece a grabar, donde se analizan las locaciones de la filmación, el guion, los presupuestos y en levantar el capital necesario (por lo general es mucho) para poder grabar por un determinado periodo de tiempo sin problemas ni complicaciones.

Tiburon-FilmacionUna vez que se han tomado estos pasos, es tiempo de llevar acabo los castings, donde se verán a miles de actores, quienes harán audiciones para cada papel principal y secundario, un proceso que puede tomar meses, especialmente si los personajes son muy específicos en el guion.

El proceso de producción es todo lo que tiene que ver con la filmación, locación, fotografía, sonido y muchos aspectos prácticos, como el bienestar de los actores dentro y fuera del lente.

Pos-producción es básicamente la edición de la filmación, más la música que llevará la película; esto último es una parte importantísima de la calidad de la cinta cinematográfica.

Si estos elementos no interactúan armoniosamente, la película será un desastre.

15sep3Uncategorized

Formas de hacer un cambio

Todos los mexicanos conocemos las razones por las que septiembre es un mes festivo. Sin embargo, también estamos, o deberíamos estar, al tanto de todos los conflictos que proyectan una sombra sobre ese ambiente de celebración, orgullo y patriotismo que el gobierno intenta crear y proyectar al mundo en cada fiesta nacional.

El propio movimiento de Independencia fue un proceso en el que convergieron y lucharon diversos intereses y en el que, por tanto, las cosas nunca fueron sólo blancas o negras. Esto lo menciono con la intención de aclarar que el acontecimiento que se conmemora el 15 de septiembre, si bien de crucial importancia, no representa el triunfo de los ideales de toda una nación, sino la iniciativa de una facción del movimiento, que luego habría de ser superada por otras.

15sep2

También debemos reconocer que la situación contemporánea no es precisamente para lanzar cohetes (aunque así se haga todos los años, en detrimento del medio ambiente y del bienestar de muchas personas y animales). Este mes también conmemoramos uno de los eventos más trágicos de nuestra historia reciente; la desaparición forzada y hasta hoy no esclarecida de los estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero. Sólo este acontecimiento bastaría para que septiembre fuera considerado un mes de luto y no de fiesta.

Refiriéndonos sólo a este año, y a las últimas semanas, la indignante visita de Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, que no se ha cansado de insultar y humillar a los mexicanos, es la última estocada que nuestro mandatario en turno ha dado a la de por sí maltrecha democracia que se vive en el país.

Frente a este panorama, diversos sectores de la población han reaccionado convocando a una manifestación pública, en el día en que millones de mexicanos parecen olvidar las condiciones del país en el que viven y se unen al montaje gubernamental de un panorama de fiesta, bonanza y orgullo; el 15 de septiembre.

La iniciativa no es nueva, pues en años pasados se hicieron convocatorias semejantes, mismas que dieron como resultado la creación de un aparato de seguridad excesivo, en el que hombres, mujeres y menores de edad fueron objeto de revisiones que organismos internacionales consideraron vejatorias, y todo para “concederles” el acceso a un espacio público por excelencia, la explanada del Zócalo capitalino.

De hecho, los dispositivos de seguridad se transformaron en auténticos instrumentos de represión, al hacer uso de fuerza innecesaria y excesiva para evitar que las marchas llegaran a los puntos donde el sistema suele montar sus espectáculos. Se hicieron muchas detenciones injustas y, por supuesto, no faltaron los grupos de provocadores, que se dedicaron a crear un ambiente de caos, para que la intervención de las fuerzas de la ley pareciera justificada.

Me pregunto, entonces, si las marchas son realmente el mejor recurso del que podemos echar mano. Es verdad que son una manifestación legítima de la inconformidad ciudadana y que mientras se lleven a cabo en orden y con respeto a quienes no participan en ellas, no tienen por qué prohibirse y, por el contrario, deben defenderse.

Sin embargo, creo que ha llegado el momento de buscar otras formas de mostrar nuestro descontento y tratar de hacer un cambio. Una que siempre me ha parecido pertinente es dejar de seguir el juego al poder y cambiar la fiesta por la consternación y el luto. Si en vez de dar material para esas imágenes de las plazas públicas, abarrotadas de ciudadanos que aparentemente dan su apoyo al gobierno, dejáramos de asistir a esas convocatorias y obligáramos a presidentes y gobernantes a enfrentarse con plazas vacías (ocupadas apenas por sus acarreados), les pondríamos más difícil la tarea de fingir que todo está bien.

Acciones como ésa, pondrían de manifiesto la existencia de una consciencia pública y dejarían claro a la gente en el poder que, hagan lo que hagan, ya no nos engañan. Claro que para lograr dicha consciencia no sólo hacen falta convocatorias. Ante todo se necesita educación pues, como señala William Soto Santiago, sólo quien conoce su historia y su pasado puede comprender el presente y advertir la necesidad de transformarlo.

soledades1Uncategorized

Aquella noche cuando todo despertó

La noche es un momento extraño para los seres humanos, quienes estamos acostumbrados a ver al mundo a través del lente luminoso del día, orquestado por el sol, haciendo todo claro y simple, como un camino plano y bien pavimentado, que va a un destino que podemos ver desde el principio.

Sin embargo, en la noche pasan cosas que en el día nunca suceden y es cuando brilla la luna, cuando el mundo que ella arrulla murmura y reflexiona sobre aquello que la luz del día y la exactitud de sus tiempos parecen devorar.

Al terminar el trabajo el día de ayer, me dirigí naturalmente hacia mi casa, que queda aproximadamente a unos 20 minutos de mi oficina, manejando por las calles y avenidas mientras la luz de la tarde moría rápidamente, entregando el pedestal a las luces del los gigantes edificios que iluminan a una ciudad que no sabe vivir sin luz.

Al llegar a mi casa me deshice de mis pesadas pertenencias, que en realidad no son pesadas; sin embargo, ellas parecen cobrar peso y cuerpo conforme avanzan las horas del día.

Lo primero que hago siempre al llegar del trabajo en la noche es prepararme una cena de la manera más rápida posible, ya que sigo sin entender que si me levantara una hora más temprano podría preparar algo más elaborado para comer al mi llegar.

Sin embargo, nunca es así, ya que los hábitos, en mi caso y en el de muchos otros, reinan la vida como Poseidón reina el mar.

Noche_de_luna_en_la_selvaAl estar cenando, eché una mirada por la ventana, una ventana que siempre está cerrada y que aquella noche tan extraña no sé por qué se encontraba abierta, por lo que admiré lo que parecía ser una vista que nunca había visto, llena de luces parpadeantes, provenientes de casas y edificios, mostrando vida y transmitiendo una extraña satisfacción parecida a aquella extraña felicidad que a veces visita a los hombres antes de que nada acontezca, ese sentimiento que algunos seres contemplativos llaman presentimiento.

Al finalizar mi modesta cena, que aparentemente disfruté como si fuera un platillo de alta cocina, me levanté y fui a mi habitación, sin encender las luces ni la música de mi radio, ya que aquellas luces parpadeantes flotando en la ciudad parecieron haberme hipnotizado y transferido a un estado de ser donde lo pequeño es lo más grande.

Al llegar a mi habitación encendí la regadera aún sin prender la luz, que por el momento era lo último que quería.

Al meterme a la regadera cerré los canceles trasparentes de fondo de botella, que en realidad nunca había visto y si alguien me hubiera preguntado en algún momento previo a esa ocasión sobre su color, probablemente habría dicho que eran blancos.

Al estar tomando aquel baño de agua caliente, observé directamente los canceles y poco a poco los penetré con la mirada, como la luz de la luna penetra las persianas y comencé a ver un universo nuevo de figuras distorsionadas que me daba la impresión de que a través de esos canceles se escondía el tiempo y sus secretos.

Nunca olvidaré aquella noche cuando todo despertó.

dormir bienLifestyle

La misteriosa tienda

Hace poco entré a una tienda de colchones que realmente me maravilló, ya que en un mundo tan monótono, el encontrar algo fuera de lo común merece nuestra atención y admiración.

Esta tienda me llamó mucho la atención, debido a que rompe con todos los esquemas que generalmente conforman a una tienda de cualquier producto, quienes parecen esmerarse en ser lo más parecidas posible entre una y otra.

Debo decir que la fama de esta tienda de colchones y artefactos de sueño se encuentra en su discreción y secreto, dándole el mismo aire producido por las cosas prohibidas, que tienen tanto poder sobre el espíritu humano.

Me enteré de esta tienda por una amiga mía muy bella quien parece ser la inspiración de toda calumnia y de todo chisme particularmente del lado femenino ya que casi todos los hombres que la conocen parecen estar maravillados e hipnotizados por su belleza física así como por la  peculiaridad de su retorica.

Sin embargo, esta misteriosa mujer no es alguien que le guste darse mucho a querer y es alguien que escoge muy bien a sus amistades de ambos sexos y nadie le conoce a ningún tipo de pareja, ya que ésa es una parte que tiene muy en la sombra y no comparte con nadie.

Por alguna extraña razón, que probablemente nunca podré explicar, aquella misteriosa dama siempre se me ha acercado mucho y me ha llevado con sus conversaciones a la superficie de océanos muy profundos y que nadie conoce.

Una de las cosas que más me llama la atención sobre su persona (además de su obscura belleza) es su capacidad para notar cualquier detalle o anormalidad que acontezca alrededor de cualquiera, o lo que sea que le interese, a tal grado que un día me explicó el camino diario que tomaba un ratón que asustaba a todos los vecinos y que nadie nunca lo podía encontrar, algo que resultó ser cierto, ya que me llevó a un lugar entre los arboles donde se le podía ver.

Un buen día, hace no mucho tiempo, tocó la puerta de mi casa para decirme que habría de llevarme a un lugar donde vendían colchones que habrían de profundizar mis sueños, ya que podía ver que no dormía bien.

Naturalmente acepté dicha invitación, no solo para pasar algún tiempo con ella, sino para ver aquellos colchones, ya que ella tenía razón al decir que no estaba durmiendo bien, de hecho sufría de un severo insomnio.

La tienda está localizada en una de las esquinas de la ciudad muy cercana al mar y parece ser más bien una cabaña de algún marinero con gustos pulidos.

Al llegar ahí, mi amiga me mostró unos colchones estilo ortopédicos que contienen un tipo de bocinas con música clásica y muchos sonidos de la naturaleza que suenan en momentos claves del sueño, lo que hace que duermas  de una manera sumamente profunda.

colchones

Hoy en día, soy de las personas que mejor duerme y mi felicidad más grande viene siempre a las horas de la noche.

lejano-oriente1Uncategorized

El lejano Oriente

Hace poco, mi novia comenzó (según ella) a padecer de celulitis en las piernas y glúteos, por lo que inmediatamente buscó ayuda y la encontró. Sin embargo, yo hubiera esperado que la hubiera encontrado con algún médico o dermatólogo, como muchas de mis amigas, lo han hecho; no obstante, mi novia decidió acudir a un maestro chino quien se dedica a la acupuntura y mediante ella desarrolla un tratamiento para celulitis; en tres semanas, mi novia no tenía ningún rastro de celulitis.

Al ver estos extraordinarios resultados, me interesé mucho por la cultura oriental, por lo que desde entonces he visitado a maestro Zu una vez por semana, para que me instruya en sus usos y costumbres, que para mí eran tan lejanos.

Ahora, después de muchas conversaciones, puedo entender las enormes diferencias entre nuestra cultura y aquella del lejano Oriente, lo que marca verdaderas murallas entre estos dos lados tan opuestos en el mundo.

Hay muchas personas que al ser introducidas a la cultura oriental se pierden en ella, debido a que la encuentran fascinante.

Aunque, en efecto, aquella cultura es fascinante, debo decir que no todo lo encuentro alucinante y tremendamente útil y hay muchas cosas de la cultura occidental que me  atraen más; sin embargo, aquellas que sí encuentro interesantes me resultan algo fascinante.

A continuación mencionaré algunos aspectos relevantes de esta vieja cultura:

Sociedad

sociedad

Las sociedades en las culturas occidentales funcionan de manera muy distinta que en el occidente.

En el oeste, la sociedad es un grupo de individuos laborando para asegurar su bienestar y el de sus familias, mientras que en el lejano oriente la sociedad es un conjunto de individuos que trabajan para la sociedad misma, a modo de convertirse en una gran masa en vez de en rebanadas, es por eso que la corriente comunista es tan fuerte en Asia.

A su vez, la sociedad oriental es una basada en el respeto a los mayores, especialmente a sus ancestros, así como a sus tradiciones.

 

Religión 

religion

La religión en oriente casi nunca tiene que ver con la figura de un Dios en sí, sino con la armonía de nuestro propio espíritu, que a su vez forma parte de la masa universal ya que, de acuerdo a su pensar, nuestro espíritu interactúa con todo en la tierra y en el universo.

Política    

La democracia no es algo que embone bien con el espíritu oriental, debido a que sus dirigentes llegan a ser siempre elevados prácticamente al estatus de un dios enviado por el universo para guiar a sus pueblos.  En oriente se da muy bien la cultura dictatorial, ya que los ciudadanos creen ciegamente en sus dirigentes.

 

Medicina

medicina

La medicina en oriente no es enteramente como la practican todos los seguidores de Hipócrates, sino que es una mezcla entre conocimiento profundo del cuerpo y sus reacciones, así como  un fuerte sentido religioso, conducido por el manejo apropiado de la mente y la concentración.

abejorroUncategorized

El gracioso abejorro

Toda mi vida he sido un hombre rutinario, quien trata de atender todos los aspectos de su vida mediante el orden de la rutina, lo que significa que  hasta mi tiempo libre es rutinario, ya que casi siempre consiste en lo mismo, a menos que algo extraordinario suceda, algo que no me es nada agradable cuando sucede.

Debido a que mi trabajo es sumamente demandante, el descanso es algo que tomo muy en serio, ya que si no hago buen uso de mi tiempo libre, simplemente no me recupero de la carga laboral y podría llegar el día, si no utilizo mi tiempo bien, en que no pueda trabajar en lo que trabajo.

Mi día verdadero de descanso son los domingos, cuando simplemente salgo al jardín y me acuesto en una hamaca de color azul y paso todo el día hasta llegar las altas horas de la tarde observando mis alrededores y escuchando los plácidos y tenues sonidos que un jardín bien cultivado inevitablemente emite.

Muchas veces, al estar echado en mi cómoda hamaca, me gusta, por alguna extraña razón, observar los contrastes y las similitudes que las cosas tienen entre sí, algo que a veces me sorprende enormemente al ver los resultados.

Hace poco, utilicé un par de domingos para esperar y clasificar a los tres o cuatro aviones que vuelan por mis cielos, los que muchas veces son VivaAerobus, yendo hacia algún destino.

Sin embargo, últimamente mi nueva obsesión y punto de fuga se centran en un abejorro que ha comenzado a visitar mi jardín desde hace poco tiempo y que parece tener una curiosidad extraña en mi persona, ya que siempre, a lo que parece ser la mitad de su rutina, viene a volar cerca de mi pecho, haciendo un par de extrañas piruetas, primero hacia el lado derecho y luego hacia el izquierdo.

Este abejorro me resulta muy bonito, ya que parece como si este tuviera un disfraz de terciopelo negro y anaranjado hecho a la medida por algún sastre con habilidades sobrenaturales.

Después de mucho tiempo de observarlo silenciosamente, me he dado cuenta de que aquel bonito insecto, como yo, también es un ser de una rutina inquebrantable, ya que cada que visita mi jardín, rico en flores y hiedras, siempre hace exactamente lo mismo.

Comienza siempre por llegar entre las 10:30  y 11:00 A.M, a orbitar el jardín en altitudes irregulares, volando de arriba para abajo muy velozmente que a veces puedo estar cerca de perderlo de vista.

Después el abejorro se aventura a volar muy bajo a nivel de piso, empujando suavemente alguno que otro pasto de un lado a otro por algunos minutos, lo que hace parecer una chispa de fuego con sombra botando una canica traviesa.

Al finalizar su expedición por los pastos es cuando viene a visitarme a mi hamaca, a demostrarme sus piruetas pulidas y refinadas, las cuales parece practicar por horas cuando está a solas.

Al finalizar su demostración, olímpicamente labrada, procede a explorar las esquinas de los techos de mi casa.

No fue hasta hace poco que noté que este abejorro vive en un pequeño agujero en la esquina de mi jardín, que solía pertenecer a un ratoncito quien desertó nuestro jardín; sin embargo, nada en la naturaleza es desaprovechado.

nofumesUncategorized

No fumes

Hoy en día, muchas personas sufren males, molestias, degeneraciones corporales y  hasta una de las peores muertes, todos estos factores impuestos por su propia mano, que además pueden terminar con la vida de otras personas, por la irresponsabilidad y la debilidad de su propia voluntad.

Conocía a un hombre que era una de esas personas que habían nacido con la mayoría de los elementos que pueden hacer a un corazón muy feliz, ya que este hombre provenía de una buena familia; además tenía una inteligencia privilegiada, un trabajo que adoraba, una fortuna familiar muy grande, combinada con una de mayor proporción forjada por sus propias manos, y una salud de acero.

Su nombre no lo mencionaré en honor a su memoria, ya que una vez que dos caballeros aprietan sus manos, el respeto ente ellos debe cruzar la eternidad cuando hay honor el corazón de ambos.

Por esta razón lo llamaré simplemente mi amigo, a quien vi desintegrarse poco a poco, como un árbol a finales de otoño, algo que me causó infinita pena; sin embargo, puedo estar tranquilo, ya que traté de corregir sus hábitos muchas veces, hasta el grado de llegar a molestarse conmigo por periodos largos.

abogado

Mi amigo era un abogado muy renombrado, quien formó su propio despacho desde los 28 años de edad, con quien trabajé muchas veces, debido a las inevitables complicaciones que nacen y mueren con los negocios.

Todo cliente que llegara a su despacho con algún problema podría estar seguro de que hallaría una solución, muchas veces en contra de todo pronóstico, y en un tiempo menor al esperado, algo que era su especialidad, terminar siempre antes de lo esperado.

Mi amigo rápidamente obtuvo un éxito y un renombre que la mayoría de los hombres que caminan hoy en día sobre la superficie del mundo nunca conocerán en todos los días de su vida.

Muchos hombres obtienen éxito y algunos de una manera rápida; sin embargo, muchas veces sucede que entre más rápido llega el éxito, la reputación desciende de una manera equivalente. Pero el caso de mi amigo no fue así, debido a que uno de sus pilares más fuertes era la ética y el respeto ajen; sin embargo, falló en aplicar estas virtudes a su propio ser.

A lo largo de su breve pero potente carrera, mi amigo comenzó a fumar de una manera desenfrenada, aumentando de sus cinco cigarros diarios a dos cajetillas y media cada día y muchas veces se levantaba a la mitad de la noche para fumar.

Aunque hay muchas personas cuyo organismo tarda mucho en recibir y en manifestar los daños prácticamente inevitables del cigarro, mi amigo desarrolló una catarata en el ojo izquierdo en cuestión de ocho años, ya que algunas veces el tabaquismo puede causar esta condición, por lo que se tuvo que someter forzosamente a un implante de lente intraocular catarata, que le arregló al menos esa condición.

Dos años después de eso, mi amigo sufrió una embolia por la misma causa, tras la cual murió y dejó a una esposa y una niña pequeña detrás.

¡No fumes!

dejar-fumar