Uncategorized

Transforma tu hogar con un buen piso

Cuando la idea de remodelar nuestra casa se nos fija en la mente, hay diversos aspectos hacia los que dirigimos nuestra atención con el objetivo de hacer un cambio.

Yo, por ejemplo, suelo empezar por algo muy elemental; cambiar el color de las paredes y luego agregar elementos decorativos, como cuadros, lienzos o fotografías, que armonicen con las nuevas tonalidades.

A este cambio, que considero básico, siguen otros que me parecen un poco más delicados y laboriosos, como cambiar cortinas, colocar nueva tapicería o cubiertas en algunos muebles, ensayar con cambios en la iluminación; en fin.

Lo que no me había planteado hacer, por lo menos hasta este momento, es un cambio de pisos. En primer lugar, me parecía una empresa descomunal. Me imaginaba el suelo de mi sala, cocina o pasillos, convertido en una excavación o en algo semejante a cuando renuevan la carpeta asfáltica en las calles.

Entonces me preguntaba, ¿qué haré mientras mi casa está convertida en zona de desastre? ¿Dónde hallaré un espacio para descansar, comer, relajarme o recibir a mis ocasionales visitas? Y, ¿cuánto durará semejante tormento?

Sin embargo, ahora que el proyecto me ha rondado por la cabeza, me he puesto a investigar y encuentro que si bien un cambio de piso no es tan sencillo como un cambio de cortinas, tampoco es el enorme desastre que imaginaba.

Es cierto que se deben hacer algunos sacrificios, en lo que a la tranquilidad, la limpieza y el orden se refieren. Pero con un buen equipo de profesionales y un plan de acción (por ejemplo, ir de habitación en habitación y dejar tiempos de descanso entre cada cambio), todo puede ser relativamente rápido y transcurrir de la manera más organizada posible.

Ahora me encuentro en la etapa de considerar la pregunta más importante, ¿qué tipo de piso colocar? Lo primero que descubrí es que la pregunta debe ser más específica; por ejemplo, ¿qué tipo de piso colocar en la cocina, en la sala o en la terraza?

Cada habitación de la casa responde a necesidades específicas y acoge distintas actividades. El recibidor y la sala, por ejemplo, son áreas más expuestas a elementos que provienen del exterior y que pueden alterar las condiciones de los pisos; son los primeros lugares por donde pasamos al llegar de la calle, así que ahí queda buena parte del polvo y la tierra que podamos traer en el calzado, por más que tengamos un lindo tapete para limpiarlo al entrar.

La cocina es un área menos expuesta a tales agentes externos, pero en ella se manejan otro tipo de sustancias que también pueden dañar los pisos. Aceites, vinagres, limpiadores o líquidos calientes son sustancias que con frecuencia se derraman en las superficies y pisos de las cocinas, aunque sean unas gotas, y esto puede causar desde manchas hasta picaduras en ciertos materiales.

En los cuartos de baño abunda la humedad, así que son los lugares menos indicados para colocar cierto tipo de pisos, como los de madera. Las recámaras son los lugares más íntimos y a veces los menos frecuentados, dado el poco tiempo que tenemos para el descanso. Sin embargo, los pisos que ahí se coloquen deben ayudar a mantener una temperatura agradable (ni muy fría, ni muy calurosa) y evitar que se acumulen alérgenos como el polvo, porque de lo contrario los estaremos respirando toda la noche.

Hasta el momento, mis preferencias se inclinan hacia tres opciones muy favorables; los pisos de madera, los pisos de mármol y los pisos laminados. Los pisos de madera simplemente me encantan; crean ambientes muy elegantes y hogareños, al tiempo que aportan su belleza natural. El principal obstáculo, además del costo, es que son delicados y pueden deteriorarse por factores como la humedad, o rayarse fácilmente al mover los muebles y hasta con el roce del calzado.

El mármol es otro material que aporta su estilo natural a nuestro hogar y además es muy resistente. Ayuda a regular la temperatura y es totalmente inflamable. Sin embargo, puede ser un poco frío y hay ciertas sustancias, como el café, el vino o la orina de las mascotas, que pueden mancharlo de manera irreversible.

Los pisos laminados son una opción sumamente práctica, ya que su acabado es muy semejante al de la madera; están compuestos por capas de elementos sintéticos o naturales, lo que aumenta su resistencia o durabilidad. También son inflamables y su costo es menor al del parquet de madera.

Lo que he llegado a concluir es que no tengo por qué limitarme a una sola opción, ya que cada material tiene cualidades que se adaptan a cierto tipo de espacios. La madera, por ejemplo, es cálida y acogedora, ideal para las recámaras, mientras que por su mayor resistencia y menor delicadeza, los pisos laminados son perfectos para el recibidor y la sala.

Ya les contaré cómo avanza mi proyecto de remodelación.

Uncategorized

La daga en el corazón

El sábado pasado acompañé a uno de mis mejores amigos a una venta de sofás, para remplazar un sofá antiguo que había tenido por diez años, uno del cual no quería deshacerse, debido a que lo asociaba con su ex novia de seis años, ya que ella se lo había dado, debido a que no cabía  en su casa.

Esto fue al principio de la relación y en realidad yo recuerdo (porque ella me dijo) que no hubo mucho cariño en aquel regalo, sino que más bien fue un acto práctico; sin embargo, aquel sofá fue tomando fuerza sentimental con el paso de los años, debido a que era ahí donde veían la televisión después del trabajo y donde pasaban mucho de su tiempo libre.

Debido a que dicho sofá había sido instalado en casa de mi amigo, éste era también un recordatorio constante de su ex pareja y no le permitía salir adelante ni olvidarse del hecho de que las cosas habían terminado y de que el regresar, al menos por el momento, era más que inútil e incluso dañino para ambos, especialmente para mi amigo.

La relación terminó debido a que en un transcurso de aproximadamente seis meses, los sentimientos de la novia se fueron apagando, como bien le puede pasar a todos los seres humanos, sin importar qué tan larga o intensa haya sido la relación entre ambos y cuántas veces se hayan jurado amor eterno, debido a que la vida es una serie de cambios, cambios que si no se saben llevar en pareja, serán modificaciones que simplemente destruirán la relación.

Otro asunto que detonó esta ruptura fue que hubo por un amplio periodo de tiempo una falta de comunicación tremenda entre los dos, principalmente del lado de mi amigo, quien ahora entiende que no la escuchaba lo necesario y tampoco expresaba sus sentires.

De hecho, estoy casi seguro de que si ella no hubiera tomado el primer paso, él, aunque lo niegue, hubiera acabado la relación con ella en poco tiempo, debido a que recuerdo muy bien que había muchas cosas que le molestaban muy seguido, una en particular que es el peor mal que puede entrar en una relación.

Este mal o condición son los celos, un cáncer visible tanto para el interior de la pareja como para el exterior, es decir, para todos quienes les rodean de cualquier modo, y algo que no solo puede acabar con la pareja en sí, sino también con amistades de ambos, debido a sospechas innecesarias, casi todas fundadas en especulaciones fantasmas, es decir, especulaciones que no llevan a ningún lado.

Aunque muchas veces se cree que los celos no son controlables y que son un síntoma de amor profundo por la pareja, en realidad son muy controlables y hasta aniquilables y un síntoma no de amor, sino de desbalance personal que requiere atención.

En fin, al dejar aquel sofá mi amigo sintió que le removieron una daga del corazón.

Uncategorized

Errores de los padres primerizos que se deben evitar

Comienzo por aclarar que este post no está inspirado en una experiencia personal, por lo menos no en una que me afecte directamente.

Resulta que uno de mis mejores amigos y su pareja se han embarcado en una de las empresas de alto riesgo más tremendas que se pueden vivir, más extrema, quizás, que la de asistir a una venta de departamentos en la Condesa; me refiero a la experiencia de tener un hijo.

Yo, que no dejo de sorprenderme con todas las responsabilidades, preocupaciones y gastos que conlleva el tener un compañero felino (aunque para nada me arrepiento de tener a esa bolita de pelos y largas uñas en casa, he de mencionarlo), no puedo imaginar cómo es que hay personas que se sienten preparadas para dar el gran paso de cuidar a otro ser humano.

Pero bueno, cada quien sabe de lo que es capaz y hasta dónde puede aguantar con eso de las responsabilidades, así que no puedo más que desear lo mejor a mis queridos amigos, y mostrarles mi disposición para ayudar con lo que pueda (siempre que no se trate de cuidar al pequeño por más de dos o tres… minutos).

Una de las primeras iniciativas que tomé para echarles una mano con todo lo que se les viene encima fue la de regalarles algo que realmente les sea útil. He tenido la ocasión de asistir a un par de baby showers y he visto desfilar chambritas, mamelucos, zapatitos y juguetes para bebé de todo tipo, que se suelen regalar en tales ocasiones.

Sin embargo, no dejaba de preguntarme si todo eso realmente les serviría a los papás. Las prendas me parecían tan pequeñas que no las creía adecuadas para vestir a un ser humano, por diminuto que fuese. Imaginaba que a lo mucho se las pondrían un día, pues bien conocido es el hecho de que en los primeros años, los bebés no paran de crecer.

Pero también me parecían un poco inapropiados aquellos obsequios que podrían quedar a un niño de dos o tres años. Los papás, y el bebé, por supuesto, necesitaban con qué vestir, cuidar y entretener a su hijo cuando llegara al mundo, no hasta que comenzara a asistir a la escuela.

Por eso, antes de comprar cualquier cosa que luciera encantadora, o tierna para un bebé, decidí preguntar a un auténtico especialista en estos temas; mi mamá, por supuesto.

Después de darme una lista de ideas para el obsequio, también me habló de los errores más comunes que cometen los padres primerizos. Me parece interesante compartírselos, por si algunos de ustedes ya sienten el llamado de la paternidad.

Comprar mucha ropa de la misma talla

Es cierto que los bebés necesitan cambiarse varias veces al día y que los papás no querrán pasar sus pocos instantes de descanso lavando, pero no hay que exagerar porque, en efecto, mucha ropa se quedará sin estrenar. Mejor invertir en prendas durables y resistentes para los primeros meses, que permitan tener respaldo y variedad, pero que no saturen el armario y vacíen los bolsillos.

Preocuparse demasiado por si es para niño o niña

Hoy en día existen tantos colores, detalles y estilos en la ropa para bebé, que decantarse sólo por el rosa o el azul es un tanto pasado de moda y cultiva estereotipos innecesarios. Para un recién nacido, lo más importante es la comodidad, frescura y calidad de la ropa; si se asegura esto, bien podemos darnos el gusto de variar en cuanto a los colores y adornos.

Preferir cantidad sobre calidad

Como ya mencionaba, la calidad debe buscarse en todas las prendas del bebé, pues su piel es sumamente sensible y es mejor invertir en ropa que la cuide, y no preocuparse después por tratar irritaciones o alergias. También hay accesorios que se ocuparán por un buen tiempo y en los que vale la pena hacer una compra que garantice calidad; por ejemplo, es mejor invertir en una buena cobija de cashmere, que el pequeño podrá usar hasta sus primeros años, que comprar una de menor calidad y tener que cambiarla a los diez meses.

Comprar accesorios de moda que realmente no son funcionales

Las tiendas de accesorios para bebé ponen de moda artículos que prometen resolver todas las necesidades de los papás o facilitar en exceso ciertas tareas. Antes de comprarlos, es bueno informarse con otros papás y confirmar que realmente sirvan. De lo contrario, sólo terminarán ocupando espacio.

Uncategorized

Los factores de crecimiento de la diabetes y obesidad

La mayoría de las personas no se preocupan por el cuidado de heridas hasta que tienen la desgracia de conocer a alguien con una herida que no cicatriza.

Lamentablemente, vamos a encontrar un número creciente de amigos y familiares con problemas de heridas serias cada año.

Con la obesidad, esto ha alcanzado una epidemia cada vez más compleja y no es de extrañarse que la diabetes y la obesidad sean los mayores factores que contribuyen a las heridas.

De hecho, es la mejor receta para el desastre de la salud, cuando todo comienza con la obesidad que, de acuerdo a algunos estudios, está creciendo considerablemente en la población cada año.

Una vez que se es obeso, una persona puede desarrollar diabetes rápidamente.

Ahora no solo se es obeso, sino que la probabilidad de contraer la diabetes se incrementa considerablemente.

Y ya con la diabetes desarrollada, las complicaciones se incrementan a su vez, ya sea en la vista, en los pies, en los riñones y contando.

Sabemos, por ejemplo, que entre los grandes problemas que llega a presentar una persona con diabetes está el problema de la cicatrización que se deja ver con mayor claridad e incidencia en los pies.

Incluso es tan serio y frecuente el problema, que ya existe la clínica del pie diabético para atender esta complejidad.

Esto se debe a que una vez que un paciente ha desarrollado la diabetes sus heridas necesitan la ayuda profesional para curarlas.

Muchos pacientes ignoran estas heridas por temor, lo que puede llevar a la infección e incluso a la amputación de miembros inferiores.

Nadie está preparado para enfrentar la realidad de una amputación diabética.

Según estudios se identifica que en algún lugar del mundo, cada 30 segundos, un diabético pierde una extremidad y la tasa de amputación es 10 veces mayor en las personas con diabetes que los que no la tienen.

Lo interesante del caso es que un alto porcentaje de estas amputaciones se dice que son prevenibles.

Sí, así de duras son estas cifras, ya que al saber que un porcentaje alto de dichas amputaciones pudieron no serlo, esto nos hace pensar sobre el por qué sucede entonces.

Con esto vemos que existen dos variables fuertemente entrelazadas en esta respuesta: la primera es la actitud y prontitud con que actúa el paciente que se suma a la experiencia y capacidad del profesional en cuestión de diabetes y atención en heridas.

El primero, esto es el paciente, debe hacer su parte sí o sí. La cual consiste es atenderse y adecuarse con la mayor responsabilidad a su nueva condición de diabético.

Esto significa el realizar los cambios de hábito que se requiere para mantener a raya la enfermedad como el comer a sus horas los alimentos que se le ha recomendado comer y evitar aquellos que por su salud no debe. El hacer ejercicio y visitar periódicamente al médico son parte integral de este cuidado.

En cuanto al especialista, éste deberá revisar a detalle la condición de la salud de su paciente y actuar rápidamente ante un problema, como bien puede ser un problema con la vista o un problema de heridas, principalmente en los pies.

Y ante un problema de heridas en un pie diabético, entonces los profesionales deberán recurrir al mejor de los tratamientos y tú como paciente cooperar ante esto.

Solo así se podrá hacer frente a problemas tan serios como las heridas de un pie diabético y alejarse lo más posible de una amputación.

Uncategorized

Los grandes ensayos

La semana pasada fuimos invitados a la oficina de nuestros proveedores de etiquetas, a una cena de celebración y de firma de contrato con ellos para las etiquetas electrónicas de nuestro vino.

La oficina está localizada en una casa grande en la colonia Roma, que cuenta aparentemente con unos  150 años de antigüedad y parece ser que cada año le había dado una nueva vida a aquella mansión, usada hoy como base de operaciones de un gran negocio.

Al llegar ahí, esperamos en un recibidor donde se nos ofreció una copa de buena Champaña y donde podríamos disfrutar del gran fuego que quemaba en una chimenea de cantera de estilo barroco, sobre la cual estaban labrados todos los episodios del viacrucis, desde el interrogatorio de Cristo ante Poncio Pilatos hasta su resurrección.

Las paredes eran de color blanco y completamente simétricas, ya que la habitación era de una forma perfectamente rectangular, los sillones donde estábamos sentados se encontraban del lado opuesto de la gran chimenea.

La razón por la que pude observar aquellos iconos labrados en la cantera de la chimenea fue porque, lentamente, caminé por toda la habitación, examinando todo lo que ahí había, comenzando por mera curiosidad e intensificándose por admiración.

Algo que me llamó mucho la atención y me hizo confiar más en aquellos proveedores, fue el hecho de que en el muro izquierdo opuesto a la entrada, había unas repisas de madera fina, tapizadas con muchos libros de todas épocas; sin embargo, en la parte inferior de aquella repisa donde yacía mucha sabiduría, había una colección de libros de cuero que eran nada menos y nada más que los ensayos del gran Michel de Montaigne, un hombre a quien admiro mucho como escritor y como ser humano.

Michel de Montaigne nació  cerca de la ciudad de Bordeaux, en el año de 1533, en una familia de alta nobleza en la Francia del siglo XVI.

Su padre comenzó a educar al pequeño Michel desde una edad muy temprana, encomendando (contrario a la tradición) a una pareja de plebeyos a que le educaran en sus primeros años, para que absorbiese toda la sabiduría de los campesinos, quienes veían el mundo de una manera distinta de la autocracia, absorbiendo todo lo que había a sus alrededores.

En su juventud se dedicó al servicio diplomático y a las labores públicas de su gran amigo el rey Enrique IV, quien le estimaba mucho, no solo por su impecable servicio a la corona de Francia, sino también por su integridad como ser humano.

Al cumplir los 30 años de edad, Michel de Montaigne se refugió en los confines de la biblioteca de su castillo para escribir y reflexionar, entregando al mundo como resultado sus grandes ensayos.

Los ensayos de Montaigne son una crónica de la vida diaria de los seres humanos, así como de nuestras virtudes y defectos como especie.

Montaigne fue el primero en casi mil años en escribir de una manera natural, sin escudos ni adornos en su prosa, donde se refleja la altura de su conocimiento, así como la pureza de sus pensamientos  y la honestidad de su ser.

Estos ensayos, queridos amigos, son unos que recomiendo altamente, si es que quieren conocerse a ustedes mismos y al mundo de una manera profunda y sencilla.

Uncategorized

Hábitos que te ayudarán a tener un mejor año

Ningún fin de año, que yo recuerde, había sido tan incierto como el de este 2016. Y no es que las cosas me vayan particularmente mal. Tengo un trabajo estable, buenas relaciones, salud y una querida mascota.

fin-del-mundo

Sin embargo, después de leer las noticias, que es uno de mis hábitos diarios, me quedo con la sensación de que podría perder todo eso de la noche a la mañana. Y, peor aún, me pongo a pensar que el mundo tal y como lo conocemos podría desaparecer de un momento a otro, a causa de una guerra nuclear, un estallido de violencia de todos contra todos o un desastre natural, causado por el cambio climático que algunos todavía se atreven a negar.

Podría decirse que soy catastrofista, pero lo cierto es que ni los analistas más objetivos encontrarían argumentos para contradecirme. Seamos francos, el año termina en medio de una crisis mundial y el porvenir no es nada alentador.

Pero aunque mis tendencias naturales me inclinen a ello, sé que nada ganaré regodeándome en el pesimismo y la melancolía. Tal vez el mundo estalle, tal vez no; entre tanto, tengo un trabajo con el que debo cumplir, familia y amigos que me quieren y un perro que me espera en casa.

Todos ellos merecen la mejor de las suertes el próximo año y para contribuir a ese bienestar, así como al propio, me propongo, desde ahora, cultivar los siguientes hábitos:

Descansar

Podría ser el propósito más egoísta del mundo, pues aparentemente sólo redundará en mi beneficio. Sin embargo, descansar bien no sólo se traduce en una buena salud individual, sino que al sentirnos mejor, también nos convertimos en mejores trabajadores, mejores amigos y compañeros más animados para pasear a diario con la mascota.

Ahora bien, descansar no es equivalente a sentarse o acostarse sin hacer nada. Es un hábito que se vincula con otros, como cenar ligero, apagar los dispositivos electrónicos, hacer alguna práctica de relajación y cuidar que la habitación tenga el ambiente adecuado. De hecho, pienso hacer una buena inversión en este último aspecto y cambiar mi viejo colchón individual de resortes por un súper colchón king size de viscogel.

Hacer ejercicio

Se trata de un hábito complementario al anterior. Parece una redundancia, pero a veces olvidamos que para descansar bien, es preciso estar cansado; y esto último no sólo significa quedar agotado mental y anímicamente, después de pasar la jornada tecleando en la computadora. También es importante cansar el cuerpo, para quemar energía y ejercitar los músculos.

El ejercicio también favorece la relajación, despeja la mente y hasta propicia la generación de ideas.

Aprender algo nuevo

En un momento en que las perspectivas económicas y laborales son bastante oscuras, actualizarse es fundamental, pues bien sabemos que ni los grados académicos ni la experiencia garantizan un puesto de trabajo, en un mercado altamente competitivo. Pero aprender nuevas cosas no sólo es una forma de desarrollar habilidades para no quedar obsoleto; también mantiene el cerebro activo y constituye una motivación para seguir esforzándose.

Apreciar lo que se tiene

Así como fijarse metas y tener expectativas son impulsos básicos para el esfuerzo diario, valorar lo que se ha logrado es necesario para estar satisfecho con la vida. Subrayo que se trata de satisfacción y que ésta no debe confundirse con el conformismo. Creo que conformarse significa no querer ir más allá, aunque sea posible hacerlo. Estar satisfecho, en cambio, quiere decir agradecer todo lo que nos ha llevado hasta el punto en donde nos encontramos y tomar esos logros como base para continuar nuestro crecimiento.

2017

Uncategorized

Tranquilo, es sólo la Navidad

Desde que adopté a un hermoso, fiel e inteligente compañero canino (sí, por si no lo saben, ya soy el feliz humano de un pequeño mestizo), sigo varios blogs y páginas de internet que orientan acerca de los cuidados y atenciones que se deben brindar a una mascota.

Confieso que no había hecho investigación tan intensa desde los tiempos en que escribía mi tesis y que cuando quedé a cargo de mis sobrinos durante todo un fin de semana, apenas si revisé las detalladísimas instrucciones que mi hermana envió por correo electrónico.

El caso es que hoy, como todas las mañanas, revisé varios de mis sitios preferidos con contenido acerca de mascotas y en uno de ellos encontré un artículo con recomendaciones para que tu perro no se agobie con las multitudes, si estas vacaciones viajas con él en Interjet o alguna otra de las compañías que te permiten volar con tu mascota.

Me interesó el tema, no porque vaya a cometer la locura de viajar en esta temporada de caos e irritabilidad… digo, de “amor y paz”, sino porque yo mismo sufro de estrés e incluso ansiedad a causa de las multitudes y una de las cosas que he aprendido al vivir con mi perro es que los humanos podemos transmitir muchas emociones a nuestros compañeros animales y viceversa.

Por tanto, pensé que los consejos bien podrían ayudarme a lidiar con cualquier situación multitudinaria que mi perro y yo pudiésemos enfrentar y que quizás podría encontrar algún tip que me ayudase más a mí que a él.

viajar

Y, en efecto, encontré que varios de los consejos pueden aplicarse no sólo ante la perspectiva de un viaje, sino en diversas situaciones que pueden estresar a perros y humanos. Otros me parecieron un tanto ingenuos o, en todo caso, demasiado dependientes de la buena voluntad de otras personas.

En fin, la nota no tuvo desperdicio y por eso me permito brindarles un resumen de la misma, presentado desde mi punto de vista de dueño ansioso.

  1. Derrochar energía antes del evento estresante

Se aconseja pasear, correr y jugar con mayor intensidad de la normal en el día previo al viaje y, de ser posible, antes de dirigirse al aeropuerto o a la estación con el perro. Yo he comprobado que los paseos con mi amigo, así como el ejercicio intenso, en verdad logran despejar mi mente y librarla de preocupaciones. El problema es que muchas veces, la inquietud reaparece ante las primeras manifestaciones del caos citadino.

  1. Tomarse un tecito

De manzanilla con miel, es la recomendación. Y sí, esta coqueta flor tiene efectos relajantes e anti-inflamatorias, tanto en perros como en humanos. Pero, al menos en mi caso, sucede lo mismo que con el ejercicio; el efecto es notorio e inmediato, pero no siempre duradero. ¿Por qué será?

  1. Cuidarse de todo y de todos

El consejo se refiere a que el dueño responsable debe proteger a su mascota de la curiosidad humana, pues no falta chamaco, y ni tan chamaco, que quiera acariciar, cargar, juguetear y, en suma, molestar al canito. Se recomienda, incluso, que para evitar contratiempos al humano y angustias al perro, se le ponga a este último un chaleco que lleve la leyenda: “Por favor, no te me acerques”. Ya confecciono yo una prenda semejante… para ponérmela en la próxima reunión familiar.

  1. Calmar y acariciar

“Tranquilo, chico, que sólo es la locura navideña”. Repite esta frase a tu perro, y a ti mismo, mientras lo acaricias y le transmites un poco de calma, o al menos evitas pasarle tu estrés. Así se darán ánimos uno al otro, mientras pasa la más caótica de las temporadas.

Uncategorized

Quítate las barreras y aprende inglés

Cuando estaba joven, ya de eso algunos ayeres, me enfrenté al hecho de estudiar un nuevo idioma. En mi época no era obligatorio estudiarlo desde pequeños, por lo que me enfrenté a este nuevo idioma hasta la preparatoria y no tuvimos química alguna.

Así que sólo lo estudié para aprobar el requisito y me seguí de largo.

Obviamente, el tiempo me ha dado duros golpes, ya que me topé con muchas paredes y cerrones de puertas, por no saber adecuadamente lo básico del idioma.

Después de mis primeros tropiezos en la universidad, tomé con seriedad mi problema: necesitaba urgentemente aprender inglés para principiantes y sacudirme mi aversión hacia lo que este idioma provocó en mí en aquel primer contacto.

Así que tuve que utilizar ciertas estrategias adicionales para conseguir mi objetivo y a continuación te las comparto:

Tener buena memoria; en inglés requieres de buena memoria y cuando no logras aplicarlo, entonces existe una falta de conexión con esta misión, por consiguiente hay que buscar conectarte.

Puedes recurrir en relacionar lo que te gusta y pasarlo al nuevo idioma, este será un buen comienzo para ir rompiendo la barrera.

La pronunciación, un verdadero reto. Como todo lo que haces por primera vez, comenzarás a “tropezar” con la pronunciación e incluso te podrás desesperar.

Sin embargo, la mejor recomendación al respecto es practicar una y otra vez, apoyándote en audios donde escuches a personas nativas del idioma. Recuerda que la práctica hace al maestro.

aprender-ingles-1439489599999

Y para llegar a pronunciar bien, definitivamente hay que hablarlo, ¿cierto?

Podrás tener la mejor teoría, aprenderte de memoria todas las reglas gramaticales, conocer un amplio vocabulario, pero si no lo prácticas… sencillamente tu lengua se mantendrá “petrificada”.

Practica contigo, habla con tu mascota, a un muñeco o a un amigo imaginario, sube de nivel y platica con una persona y así hasta que te sientas en confianza para que te escuchen, independientemente de si lo haces bien o no.

Cuando comienzas a subir de nivel en este tema de practicar la pronunciación, seguramente una de las barreras a derribar es el miedo al ridículo. Situación que es muy normal y natural.

Cuando se es pequeño, nos importa un cacahuate que nos corrijan una y otra vez, incluso caemos en gracia y nos tienen paciencia. Esto cambia con la edad, tanto del que practica como del que escucha.

Ten presente que todos, sin excepción pasamos por el mismo problema al aprender un nuevo idioma. Desde los bebés hasta aquellos que estamos aprendiendo un nuevo idioma ya de grandes.

Y ten presente otra máxima, de los errores se aprende y entre más rápido te equivoques más rápido aprendes.

Para facilitarte las cosas, lleva tu nueva ruta de aprendizaje a las áreas donde eres bueno y que disfrutas hacer. Que la curiosidad por saber cómo se llama o dirías tal frase sea parte de tu motivador.

Entiende también que el proceso no es fácil y date chance, es decir, cuando leas un escrito en inglés concéntrate en los sonidos y lo que dice, evitando traducir. Ponte un hábito de lectura diaria, un minuto, una frase, una hoja. Solo sé constante.

La desesperación solo te lleva a la frustración y en el peor de los casos a desertar. Así que poco o mucho que avances… eso es lo importante y valioso para ti.

Hasta aquí llego con mi repertorio, si consideras que esto te puede ayudar, me dará mucho gusto. Good luck!

Uncategorized

Fiestas decembrinas, ¿en casa o de viaje?

La tradición dicta que las fiestas decembrinas son una temporada para estar en familia y convivir con las personas a quienes más queremos, o al menos con aquellas a quienes estamos habituados.

Pero en muchas personas, ese afán de atender a múltiples compromisos y de participar en cuanto evento social tengan a bien organizar los amigos y familiares provoca sentimientos de tristeza o ansiedad.

Lo anterior obedece a distintos motivos. Hay quienes argumentan que la Navidad y todas sus festividades exacerban condiciones como la soledad, la pérdida de relaciones significativas, los problemas familiares o la mala situación económica. Otros afirman que si bien no se sienten aquejados por un problema en particular, sí resienten el hecho de verse casi obligados a sentirse felices. Y, por supuesto, están quienes no comparten las creencias del cristianismo y el catolicismo; para ellos, quizá sólo tenga sentido la celebración del año nuevo, la cual, por cierto, no deja de ser una fiesta occidental.

Sea que la Navidad te entusiasme, te trastorne como al Grinch o te deje indiferente, lo cierto es que en muchas industrias es una temporada que se aprovecha para tomar vacaciones y este descanso, aunque breve, puede aprovecharse para renovar fuerzas e iniciar el año con mejor ánimo.

Si perteneces a este grupo privilegiado, quizás contemples o hasta te hayas decidido por alguna de las opciones que se mencionan en el título; quedarte en casa con la familia o viajar.

Desde mi experiencia personal, puedo decir que los viajes resultan una excelente opción, especialmente para quienes han perdido el “espíritu de la Navidad”, es decir, para quienes no ven mucho sentido a tantas reuniones, intercambios y luces de colores. Distanciarse un poco de todo ello puede librarnos del estrés, propiciar un reencuentro con nosotros mismos y devolvernos a casa con una mejor disposición hacia todo lo que nos rodea.

En contraparte, la opción de quedarse en casa para compartir tiempo con la familia y los seres queridos puede ayudar a fortalecer esos lazos, si las dinámicas se manejan adecuadamente y las reuniones no se convierten en ocasión para que los conflictos irresueltos finalmente exploten.

Aunque no me considero experto en relaciones familiares, ni tampoco en materia de superación personal, sí he pasado varias navidades felices, tanto a solas, en viajes de “autodescubrimiento”, como en familia. Por ello me atrevo a compartir las siguientes ideas, para que cualquiera de las dos opciones pueda funcionar.

viajar

Viajar

  • Reservar con dos o tres meses de anticipación. Puede que te favorezca la suerte y encuentres una buena promoción de los hoteles en Acapulco todo incluido unas semanas antes de Navidad, pero lo más común es que al empezar diciembre ya esté todo reservado. Anticiparse es la mejor opción para ahorrar y evitar contratiempos.
  • Elegir destinos poco frecuentados en la temporada. Estos son los destinos de sol y playa, pues mucha gente quiere huir del “frío” del invierno (aunque en México dure dos días). Si no quieres encontrarte con marejadas de gente, lo mejor es buscar destinos menos convencionales.
  • Planear actividades alternativas a las festividades. Es normal que al estar lejos de casa, de pronto nos entre la melancolía por las tradiciones navideñas, aunque evitarlas fuera el motivo principal del viaje. Para que la nostalgia no pegue tan duro, ayuda mucho el planear actividades que nunca haríamos en una Navidad convencional, como una excursión, una visita a un sitio histórico o la asistencia un espectáculo.

navidad

Quedarse en casa

  • Asistir a los eventos que verdaderamente nos motiven. Hay compromisos que parecen ineludibles para estas fechas, pero, en la medida de lo posible, hay que participar sólo en aquellos a los que realmente nos sintamos convocados; esto para que logremos asistir con la mejor actitud posible.
  • Dejar los “temas delicados” para otras ocasiones. Si sabes que no serás capaz de reaccionar amablemente ante ciertas cuestiones, desde temas personales hasta asuntos políticos, lo mejor será que no los trates, o que te disculpes para retirarte con cortesía si es que salen en la conversación.
  • Ser paciente con los nuestros. Aunque parezca increíble, las personas no siempre hacen preguntas indiscretas o impertinentes con el afán de molestarnos. Muchas veces, sobre todo cuando se trata de familia o amigos, lo hacen por un genuino interés en nosotros, sólo que no saben cómo encausarlo adecuadamente. Ármate de paciencia y trata de ver las preguntas incómodas por el lado amable.
Lifestyle

La mujer de rojo

El fin de semana pasado conocí a una persona que se dedica al manejo de las vibraciones corporales, para conseguir ciertas diversas cosas en la vida, dependiendo de aquello que quiera la persona que le va a visitar; consigue resultados increíbles, esto lo sé de primera mano por personas que han asistido a sesiones con ella.

Antes de conocer a esta mujer, ya había escuchado mucho hablar de ella; sin embargo, debo aceptar que siempre estuve bastante escéptico, debido a que he conocido a muchas personas quienes dicen tener habilidades sobrenaturales, personas que son unos verdaderos charlatanes.

A su vez, debo decir que todas las personas dedicadas a la charlatanería tienen un aspecto peculiar, aunque sus farsas sean de diferentes características y de diferentes ramas. Todos tienen una mirada opaca, parecida a la de un pantano que oculta sus profundidades o su falta de ellas.

Mental illnessAquel día, unos amigos me dijeron que conoceríamos a esta mujer en un bar en la noche y me apostaron a que creería en ella inmediatamente al cruzar las primeras palabras, una apuesta que por supuesto tomé con mucho gusto y estaba convencido de ser lo más honesto posible en cuanto a mi opinión, aunque a mis amigos no les gustara. Esto lo digo debido a que me ha pasado muchas veces que decepciono a amigos con mis opiniones de sus héroes.

Esa noche, cuando llegamos al bar, entre mis amigos fueron a hablar con el gerente, ya que parecía haber un problema con nuestra reservación; mientras tanto, fui a la barra a pedirme un trago para sentar el cuerpo un poco, además me dijeron que esta mujer habría de llegar un poco más tarde.

Al llegar a la barra a pedir un trago, sentí en el estómago una sensación muy extraña, una sensación muy parecida a cuando uno cae en una bajada en una montaña rusa, un sentimiento de nervio y emoción multiplicados por mil.

Este sentimiento me hizo sentir muy extraño, por lo que verdaderamente sentía que necesitaba mi trago más0 que nunca, un trago que por alguna razón, real o imaginaria, se estaba tardando mucho.

Al sentarme en la barra voltee a mi izquierda y vi a la mujer más hermosa que he visto en muchos años, una mujer que me atrajo peligrosamente y despertó en mi sensaciones que no conocía.

Ella era de pelo obscuro como la noche, tez rosa, ojos grandes y verdes, además de portar una figura corporal que solo había visto en revistas; sin embargo, ella vestía bastante conservadora, con pantalón negro y un cuello de tortuga delgado, pero ajustado de color rojo, haciendo sus ojos brillar como júpiter brilla en una noche clara.

Poco tiempo después llegaron mis amigos a saludarle, ya que era ella esta mujer que decían curaba todo.

Debo decir que perdí mi apuesta e iré a verle hoy, después de comprar mi báscula electrónica, que todos dicen que debo de tener antes de ir.